miércoles, 24 de noviembre de 2010

ECUARUNARI: frente a REDD y las falsas soluciones al cambio climático‏


REDD Y LAS FALSAS SOLUCIONES AL CAMBIO CLIMÁTICO

Los pueblos indígenas entendemos que el cambio climático es producto del desarrollo de la industria capitalista que, concentrada en los países del norte, no sólo ha contaminado el aire y el agua, sino que ha despojado a nuestros territorios extrayendo recursos naturales, concentrando e industrializando la producción de alimentos y destruyendo la Allpa Mama.

Son los bosques andinos y amazónicos, los manglares, páramos y humedales los que están protegiendo al planeta, pues son capaces de captar grandes cantidades de CO2 de la atmósfera de forma natural y mantener el equilibrio climático. Estos ecosistemas constituyen fuente de vida y hogar de comunidades campesinas, pueblos indígenas, de pescadores, pueblos montubios y afrodescendientes, que hemos permanecido en estos territorios y los hemos cuidado desde siempre.


Además, los pueblos indígenas hemos contribuido al cuidado de la Naturaleza sosteniendo la producción campesina indígena en pequeña escala y comunitaria y la utilización de conocimientos y saberes tradicionales, que ha impedido una mayor expansión de la agroindustria, otra de las principales causas del cambio climático.

Sin embargo estos ecosistemas están siendo destruidos y nuestra agricultura se encuentra amenazada por actividades extractivas como la minería, la industria petrolera, la explotación industrial de la madera, la conversión en monocultivos para producir agrocombustibles, o cultivos agrícolas para la exportación. Todo esto contribuye a acelerar el cambio climático, puesto que se acaba con reservorios naturales de carbono, las actividades económicas tradicionales, además de contaminar los suelos y las fuentes de agua de las que depende la soberanía alimentaria.

Los proyectos REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación Forestal), iniciativa surgida de las negociaciones internacionales de cambio climático, pretenden incorporar los bosques -y otros ecosistemas- a los mercados financieros internacionales, a través de la usurpación de los derechos de los pueblos y las comunidades sobre sus tierras y territorios, favoreciendo proyectos de forestación y reforestación, es decir plantaciones forestales como sumideros de carbono, prácticas que hemos rechazado pues implican impactos sociales y ambientales para las comunidades.

REDD significaría un nuevo colonialismo del Norte con el Sur, encadenamiento a nuevos mecanismos financieros, más endeudamiento, acaparamiento de tierras y pérdida de derechos de los pueblos y comunidades del Sur, mientras que el consumo de combustibles fósiles por parte del capitalismo seguirá aumentando, siendo responsable por los desastres climáticos.


Rechazamos estas formas de interferencia en nuestras tierras y territorios, pues REDD es afianzar el falaz mercado de carbono como solución al cambio climático, y es una forma de transferir las responsabilidades de los países que han contaminado la atmósfera, hacia los pueblos que históricamente hemos cuidado estos ecosistemas. La confrontación del cambio climático no puede basarse en mercados de carbono o una simple sustitución de un modelo energético por otro (por ejemplo: combustibles fósiles por agrocombustibles).


Combatir verdaderamente el cambio climático implica cuestionar el modelo económico basado en la explotación de las personas y de la Naturaleza, tenga el nombre de capitalismo o de socialismo del siglo XXI. Sólo así podremos detener la contaminación y la deforestación, respetando y favoreciendo los derechos colectivos de los pueblos y nacionalidades sobre sus tierras y territorios. Debe ser una solución política de cambios estructurales en el modelo económico y particularmente en el modelo agrario.

Esto significa luchar por la construcción del verdadero Sumak Kawsay, hoy, con los vivos, no sólo declarando héroes a los que fueron asesinados como Fernando Daquilema.

Ante esto proponemos:

1. Rechazar los proyectos REDD que buscan mercantilizar nuestros territorios y la Naturaleza a través de la creación y venta de servicios ambientales, así como los proyectos de forestación y reforestación, y otros monocultivos para sumideros de carbono, en nuestras tierras y territorios, pues esto nos impide conservar nuestros ecosistemas y producir alimentos.

Tampoco admitimos que con el objetivo de sustituir la energía fósil por fuentes de energía llamadas renovables, se represen nuestros ríos para hidroeléctricas o se promuevan plantaciones de caña, palma, colza o cualquier otro cultivo para producir agrocombustibles.

2. Iniciar un proceso de insurrección agraria para construir desde los Pueblos un verdadero Sumak Kawsay, un modelo agrario basado en la producción indígena, campesina y comunitaria que garantice la soberanía alimentaria.


3. No permitir la expansión de las industrias extractivas, en particular luchando contra la minería a cielo abierto en nuestros territorios, pues es nuestra responsabilidad defender la Pachamama, que es nuestra Madre.

4. Iniciar una transición energética hacia sociedades no petroleras, con energías limpias, descentralizadas, ecológica y socialmente respetuosas. Ninguna tecnología debe atentar al derecho al agua ni a la soberanía alimentaria.



Por el Consejo de Gobierno

Delfín Tenesaca


PRESIDENTE

lunes, 15 de noviembre de 2010

LA TRIQUIÑUELA DE LA JUSTICIA

Es común en casi todos los países de nuestra América, que nuestros delegados, responsables de velar por la aplicación de la justicia y de precautelar los fondos públicos, usen triquiñuela en aras de dejar impunes delitos que riñen contra la moral pública.
Creo que es menester reencontrarnos con nosotros mismos, entrar a un profundo estado de reflexión que nos permita mirar con criticidad nuestras actitudes. Nosotros nos hemos asociado para constituir un estado que vele por el bienestar, la justicia y la inclusión social. Qué esperamos para despertar de nuestra inercia social, que esperamos para dejar de ser indolentes y apáticos frente a los actos de corrupción de nuestras autoridades, que por mandato nuestro se encuentran en los espacios del poder público.

video

jueves, 11 de noviembre de 2010

MEMORIA FOTOGRAFICA PROCESO FORMATIVO DE SAN LORENZO



El presente documento, recoge una memoria del proceso de formación de promotores sociales, realizado en San Lorenzo, Esmeraldas, desde septiembre del 2008 hasta octubre del 2010.
La formación de líderes, respondió a la necesidad de ir construyendo una cultura política que permita garantizar el ejercicio ciudadano, precautelar el bien público y promover un desarrollo integral e incluyente

domingo, 7 de noviembre de 2010

INTERNACIONALIZACIÓN DEL AMAZONÍA




DECLARACIONES DE CHICO BUARQUE.
MINISTRO DE EDUCACIÓN DE BRASIL.

Durante un debate en una universidad de Estados Unidos, le preguntaron al ex gobernador del Distrito Federal y actual Ministro de Educación de Brasil, CRISTOVÃO CHICO BUARQUE, qué pensaba sobre la internacionalización de la Amazonia. Un estadounidense en las Naciones Unidas introdujo su pregunta, diciendo que esperaba la respuesta de un humanista y no de un brasileño.

Ésta fue la respuesta del Sr. Cristóvão Buarque:
Realmente, como brasileño, sólo hablaría en contra de la internacionalización de la Amazonia. Por más que nuestros gobiernos no cuiden debidamente ese patrimonio, él es nuestro.

Como humanista, sintiendo el riesgo de la degradación ambiental que sufre la Amazonia, puedo imaginar su internacionalización, como también de todo lo demás, que es de suma importancia para la humanidad.

Si la Amazonia, desde una ética humanista, debe ser internacionalizada, internacionalicemos también las reservas de petróleo del mundo entero.

El petróleo es tan importante para el bienestar de la humanidad como la Amazonia para nuestro futuro. A pesar de eso, los dueños de las reservas creen tener el derecho de
aumentar o disminuir la extracción de petróleo y subir o no su precio.

De la misma forma, el capital financiero de los países ricos debería ser internacionalizado. Si la Amazonia es una reserva para todos los seres humanos, no se debería quemar solamente por la voluntad de un dueño o de un país. Quemar la Amazonia es tan grave como el desempleo provocado por las decisiones arbitrarias de los especuladores globales.

No podemos permitir que las reservas financieras sirvan para quemar países enteros en la voluptuosidad de la especulación.

También, antes que la Amazonia, me gustaría ver la internacionalización de los grandes museos del mundo.
El Louvre no debe pertenecer solo a Francia. Cada museo del mundo es el guardián de las piezas más bellas producidas por el genio humano. No se puede dejar que ese patrimonio
cultural, como es el patrimonio natural amazónico, sea manipulado y destruido por el sólo placer de un propietario o de un país.

No hace mucho tiempo, un millonario japonés decidió enterrar, junto con él, un cuadro de un gran maestro.
Por el contrario, ese cuadro tendría que haber sido internacionalizado.

Durante este encuentro, las Naciones Unidas están realizando el Foro Del Milenio, pero algunos presidentes de países tuvieron dificultades para participar, debido a situaciones desagradables surgidas en la frontera de los EE.UU. Por eso, creo que Nueva York, como sede de las Naciones Unidas, debe ser internacionalizada. Por lo menos Manhatan debería pertenecer a toda la humanidad.
De la misma forma que París, Venecia, Roma, Londres, Río de Janeiro, Brasilia... cada ciudad, con su belleza específica, su historia del mundo, debería pertenecer al mundo entero.

Si EEUU quiere internacionalizar la Amazonia, para no correr el riesgo de dejarla en manos de los brasileños,internacionalicemos todos los arsenales nucleares. Basta pensar que ellos ya demostraron que son capaces de usar esas armas, provocando una destrucción miles de veces mayor que las lamentables quemas realizadas en los bosques de Brasil.

En sus discursos, los actuales candidatos a la presidencia de los Estados Unidos han defendido la idea de internacionalizar las reservas forestales del mundo a cambio de la deuda.

Comencemos usando esa deuda para garantizar que cada niño del mundo tenga la posibilidad de comer y de ir a la escuela. Internacionalicemos a los niños, tratándolos a todos ellos sin importar el país donde nacieron, como patrimonio que merecen los cuidados del mundo entero. Mucho más de lo que se merece la Amazonia. Cuando los dirigentes traten a los niños pobres del mundo como Patrimonio de la Humanidad, no permitirán que trabajen cuando deberían estudiar; que mueran cuando deberían vivir.

Como humanista, acepto defender la internacionalización del mundo; pero, mientras el mundo me trate como brasileño, lucharé para que la Amazonia, sea nuestra. ¡Solamente nuestra!

OBSERVACIÓN: Este artículo fue publicado en el NEW YORK TIMES, WASHINGTON POST, USA TODAY y en los mayores diarios de EUROPA y JAPÓN.

En BRASIL y el resto de Latinoamérica, este artículo no fué publicado.Ayúdenos a divulgarlo.


Éxitos y mucha suerte…

Ricardo A Saavedra Vega
Docente del Área audiovisual y Multimedios
Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (UPTC)
Director General
Festival Internacional de Cortometrajes Experimentales-Tunja